La Cuadra de Paco Lira

Mi trayectoria de cantaor comenzó ahí, en La Cuadra de Paco Lira a finales de 1971. Yo andaba sin rumbo fijo, de vuelta de Madrid a donde se me había ocurrido ir porque allí decían que “había mucho cante”. La aventura acabó a los pocos días en un tren de vuelta a Sevilla, sin un duro y, por eso, custodiado por la policía. No quería volver a casa de mis padres con el rabo entre las patas así que puse la cama en los soportales del estadio del Sevilla, en Nervión, y anduve un tiempo deambulando, canino, hasta que una tarde, sobre aquellos tejados de Santa María de la Calzá,  escuché unos quejíos y entré: era La Cuadra. Estaban nada menos que Antonio Mairena, Tomás Torre, Rosalía, Curro Mairena… y, ni corto ni perezoso, pedí permiso para cantar y consintieron y me acompañó el Chico Melchor. Yo estaba mu verde pero, cuando acabé, Mairena dijo: ­ ¡Caramba con el aficionao!.. y es que le hice los cantes de Juan Talega, por seguiriya y se sorprendió porque sólo los muy aficionaos conocían por entonces los cantes de Juan.

7
Con Paco Lira y su hijo Pisco, Paco y Juan del Gastor, Jeromo y amigos celebrando el disco De la Cuadra a la Carbonería años más tarde, a finales de los 80

Paco Lira, el dueño de la Cuadra, sabía reconocer de un vistazo a los esmallaos. Me dio de comer y también dinero para tabaco y para pagar una habitación. Allí me tuvo arrecogío de día en su casa hasta que me incorporé a Quejío, que la estaban ensayando allí. En la Cuadra,  me emborrachaba de cante; raro era el d¡a que no había una reunión con los artistas de más solera de la época. Allí conocí a Mairena, a Perrate, a Fernanda y Bernarda, a Tomás Torre y me fui acoplando al ambiente del Flamenco y a cantar con acompañamiento de guitarra.

Martinete, Seguiriya y Cantes de Trilla son los cantes que me habían encomendado en Quejío, los tres iban con mi sentir. “Salí de mi tierra, marché con dolor, si hay quien reparta justicia, de mí se olvidó” al estilo de El Marrurro, eso hacía en el primer tercio de la seguiriya. Salimos de gira con Quejío, primero en Madrid en el TEI y luego Italia, Francia y Suiza donde conocí a Elena, pero eso es otra historia.

De todo esto han pasado cuarenta años y en ese tiempo me han acompañado la pasión por el flamenco y la suerte de contar con el seguimiento fiel de un público que ha sido el pilar fundamental en el que se ha apoyado toda mi carrera. Me dicen que, para celebrar este 40 aniversario se va a hacer esta página donde iremos añadiendo anécdotas, artículos y vídeos de los momentos más señalaítos y yo voy a enviar mis comentarios. Lo mucho o poco que aquí aporte, que ya sabéis que arrebujar las letras no se me da bien, irá por vosotros, mi querido público.

El Cabrero, 3 de enero de 2012

23 comentarios sobre “La Cuadra de Paco Lira

  1. Me parece que a lado de José es Manuel OLIVER el Maestro del cante por Solea de Triana. Un saludo y un recuerdo muy Flamenco de Francia.

  2. Buenas tardes Jose, Elena y todos los que habeis tomado esta iniciativa, muchas gracias por dejar que te escriba, yo diria que callar es morir y morir es silenciar.
    Suerte y hasta pronto.
    Juan Segura

  3. Olé artista!!! Que no callen las palabras, que arte y justicia hagan camino juntos a un mundo mejor. Cuidaros muy mucho y por muchos años: Salúd!!!

  4. Gracias Jose gracias Elena esto es como trillar en la misma, era, aral en la misma besana, segar en el mismo tajo y compartir con todos las mieles del flamenco sentados en la sombra de un cendajo.desde tenerife N yuntero.

  5. Enhorabuena Maestro, esta idea me parece fenomenal. Cuarenta años regalando arte y marcando veladas mágicas a fuego en el corazón de los aficionados… para mí es una gozada escucharle verano tras verano, disfruto como un enano sólo viéndole aparecer en el escenario con esa manera de saludar al respetable, con su look de forajido andaluz , con su enorme personalidad y capacidad de transmisión… no me cansaré de decirlo, ese feeling sólo lo han conseguido dos personas en la historia del flamenco y ambos os llamáis José. Lo que sucede con usted ya se sabe de sobra, es una persona incómoda para el ámbito político y por tanto tiene que pagar un alto peaje que le priva de la gloria y reconocimiento a gran escala… egoístamente lo prefiero así porque me siento consumidor de unos sonidos exclusivos, un artículo de lujo… no tengo palabras, es usted una pasada, un artista mítico, leyenda, genio y figura desde antes de que buscara la vueltas para poder escuchar a Gardel en la máquina de discos o se aprendiera todas las partes de todos los artistas de la obra de La Cuadra que antes citó…yo que sé… necesito una biografía suya a lo bestia, pero ya. Transmita usted la sabiduría del campo, el cante y los animales… la gente lo necesitamos, déjelo usted registrado por favor y no nos venga con que no le va mucho el tema de las palabras porque no cuela, es usted un fenómeno y con cada cacho de lo que habla entre cante y cante en los festivales se puede hacer una enciclopedia… “convatir el aborregamiento con el despertador de conciencias”. Salud CABRERO!

  6. HOLA BUENOS DIAS JOSE Y ELENA Y FELIZ AÑO NUEVO SIGUE ASI NO CANVIES NUNCA HAY MUCHA GENTE QUE TE APOYAMOS EN TUS LETRAS Y EN TU FORMA DE SER ME PARECE FENOMENAL HACER ESTA PAGINA YO QUISIERA HACER DESDE AKI DE MADRID UN CLUB DE FANS TUYO Y INPULSARTE AUN MAS . CAGUEN DIEZ YO MUCHAS VECES PIENSO TE TENIAS QUE PRESENTAR DE PRESIDENTE DEL GOBIERNO QUE TU SI QUE TIENES LAS IDEAS CLARAS JEJJEJE Y NO EL ATAJO DE SINVERGUENZAS QUE HAY QUE NO VALEN NI PA ESTAR ESCONDIOS

  7. Gracias José por estos cuarenta años de Flamenco auténtico.
    Gracias por tus letras sentenciosas y humanas.
    Gracias por ser como eres y no cambies nunca.
    La Peña Flamenca Torres Macarena se suma a este evento/celebración com sumo gusto.
    No en vano disfrutamos de tu presencia tantas veces en nuestra Peña.
    Ánimo y p’alante como siempre.
    Un abrazo.

  8. Qué grande José. Todavía se oyen retumbar tus cantes entre las centenarias encinas de Pescueza, firmes ante tu imponente presencia y recias como tus letras reclamando justicia social en esta tierra extremeña. Gracias por estos años y por los venideros. Un abrazo.

  9. Hace muchos años ya, (sería el 73 o el 74), oí un cante que me saltó las lágrimas. Era la primera vez que oía flamenco ” a palo seco” como había escuchado en mi niñez en la sierra en la que nací y de la que había emigrado con siete años con mis padres, y era la primera vez que sentía una emoción así. Fue en Valencia con la obra Quejío de la Cuadra de Sevilla. Salí tan sobrecogido, tan jhondamente impresionado y con la decisión íntima de buscar el modo de oír flamenco (no era fácil, sólo tenía alcance a los cassetes de los mercadillos y los discos del domingo en la Plaza Redonda) y de “lo la i lar” a pesar de que no era precisamente la moda de los tiempos y de los ámbitos que frecuentaba. En aquellos años al flamenco lo mostraban al lado del poder…(¡que paradoja!). Mi corazón, mi cultura y mi sangre querían cante pero mi inteligencia me avisaba de la posible contradicción entre mis vindicaciones y mis quereles.
    Sin embargo aquello de “el mulo que me lleva es el de amo/ y se viene conmigo cuando le llamo/viene conmigo, viene conmigo/ porque juntos sudamos guardando el trigo/ y por la noche al dar de mano….….” era cante de otro costal dentro de la misma era. Tal vez era el único costal, el origen y la fuente: lo otro una falacia en lo más de los casos, una apropiación más de la dictadura en su rapiña voraz de robar vidas, libertades y culturas. Esos tercios me avisaron de que el cante era otra cosa.
    Bastante años más tarde tuve la suerte de conocer a José y a Elena en su casa de Aznalcollar y comentando este hecho con Elena esta me dijo: “Juaniyo ¿ y no sabes quién era ese cantaor?… ese cantaor era José…¿tu no lo sabías?”…..No; no lo supe hasta ese momento. La obra en sí, la emoción, la tensión de aquellos años por varias “partías” ( juventud, rebeldía, militancia antifascista, temores, falta de referencias culturales), me dejaron como paralizado y entonces no había esta facilidad de información de ahora, y desde luego no supe averiguar más allá de la emoción.
    Aquel fue el origen firme de una de mis grandes pasiones, una de las que ha conseguido que “siempre me mantenga en píe, aunque me muerda la boca” siguiendo otro cante de El Cabrero.

    Más tarde, durante años expusimos desde Radio Klara un programa de cante flamenco al que dimos en llamar Almoneda del cante. Por ahí mostramos a nuestra audiencia a centenares de cantaor@s, muchos de ellos formidables, todos respetable por su arte. Sin embargo en el renuevo cimero que muestra el cante en su esencia y que “ablenta” y separa el grano de la paja José Domínguez tiene gran relevancia precisamente porque canta el flamenco en su raíz, crea letras, y Elena también, con el acervo popular mas genuino y preciso, efectúa los palos con rigor y sin concesiones y tiene una voz redonda y potente que “alevanta” a la vez que las baldosas y las “pieras” a los vellos y las conciencias.
    Y todo ello desde una coherencia y una honradez ideológica e intelectual que le hace ser ya desde hace varios años uno de los grandes valores del cante de todos los tiempos , íntegro y magistral.
    Gracias José por tu cante, tu ejemplo y por tu talento.
    Juan Valero.
    Post: Y gracias Elena porque escribes muy bien. Hay albas con tanta muerte/ que hasta el lucero se esconde.
    .

  10. Amigo josé,en primer lugar felicitarte de todo corazón por esos cuarenta años de exitos que son los nuestros los que sentimos como tu las pequeñas cosas de la vida , a los que nos gusta el canto de la perdiz, el perfume de la sierra al llegar la primavera, ver a la luna bailando entre las encinas, recuerdo aquel dia que veniste a cantar a Baeza al teatro Montemar yo lleve a mi padre conmigo a verte le hacia mucha ilusión , si José mi padre recien fallecido, era como tu un hombre bueno del campo, de pequeño lo recuerdo en la siega del trigo en Bailén,arando con dos mulos cuando no habia tantos tractores como hay hoy, podando los olivos del señorito de sol a sol con un hacha a mano no con motosierra como se hace en la actualidad, en pleno verano arrancaba o segaba los garbanzos a mano sin mas protección que unos calcetines gordos de invierno, aquel dia cuando te vió se le saltaron dos lagrimas como puños, recuerdo que tu lo saludastes muy amablemente y el me dijo “hombres como este son los que hacen falta”.
    Despues nos acompañaste a la peña flamenca y hacia tanto frio aquella noche que dijiste en broma que te apetecia una sopa caliente, ¿ recuerdas?de haberlo intuido mi padre te hubiese llevado un puchero lleno José, algunas veces recuerdo esa canción tuya que dice mi padre que vuelve y que no ha muerto, pero asi es la vida José a veces se van los buenos y quedan los malos desde Baeza un abrazo, y no cambies amigo.-

  11. Desde Euskal Herria un saludo para ese Pastor de Nubes; que la brisa te acerque un día hasta esta tierra que por solidario también es la tuya. Seguiré con gran placer las nuevas entradas del blog.
    Salud para todos y todas!

    1. GRACIAS POR ESTE VIDEO, ME HE EMOCIONADO PORQUE ME HA TRANSPORTADO A LOS INICIOS DE TU CARRERA, CUANDO TE ESCUCHABA EN LOS FESTIVALES DE VERANO DE MI PUEBLO, POZOBLANCO.
      FELIZ AÑO NUEVO, ESPERAMOS VERTE PRONTO.
      UN ABRAZO DE JUAN Y ELADIA.

  12. Ay qué bonito ver a El Cabrero ,
    Al compas de la guitarra flamenca ,
    Extraer de lo màs hondo del cante
    Ese mineral de libertad !

    Saludos afectuosos , para todo vuestro Equipo , tan auténtico y talentuoso ,
    y ” Bonne et Heureuse Année 2012 ” !

    Alphonse.

  13. En cá de Don Paco Lira
    bruñeron a un cantaor,
    que dice mi Andalucía
    y que canta como dios…

  14. he tenido el honor de ir a la cuadra-carbonería a recitar poesía y allí, sabiendo de mi admiración por tu cante, me contaron que tú habías empezado a cantar entre esos mismos muros, algo que desconocía… qué buena gente son en ese rincón de sevilla y qué ganas de volver tengo. un abrazo, cabrero!

  15. Desde una isla de nada,
    y una rabia de distancia
    en un puño el corazón,
    con un nudo en la garganta
    le oigo cantar de lejos
    y es como si escuchara
    lo que siempre había sabido
    pero ya no recordaba,
    y lo que nunca se ha dicho
    y que ya iba haciendo falta.
    Este exilio lleva lluvias,
    pierde nieves,
    lame escarchas,
    y se queda a la intemperie
    con los andrajos del alba,
    pensando que un día vuelve,
    cuesta arriba y entre zarzas,
    al sitio de donde sale
    el cante como tenazas,
    el cante como ascuas rojas,
    el cante como los cantos
    rodados y las aliagas
    de miel y espinas y abejas.
    Y de vientos. Y de llagas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s