Mi primer encuentro con El Cabrero (junio 1972)

LA BUTTE

Conocí a José en Ginebra, un mediodía de junio, en La Butte, café frecuentado por artistas y público del Teatro de l’Atelier y por afiliados del clandestino Partido Comunista de España que acostumbraban a reunirse en los sótanos del local.

José Herrera Petere y Charles Mouchet, poetas y amigos, me habían propuesto realizar, con su asesoramiento, un recital bilingüe sobre la generación del 27 y era allí, en la Butte, donde me reunía con los actores a la hora del almuerzo y por las tardes.

EL CABRERO

Estaba con Manolo Belda, asiduo del lugar, por comunista y por su afición al teatro. Manolo me invitó a sentarme con ellos pero, como tenía trabajo, no acepté, aunque rectifiqué enseguida: aquel personaje que lo acompañaba acababa de desbaratar de un manotazo el sándwich que le habían servido, y se disponía a comérselo, desmembrado, con la ayuda de una Opinel, algo nunca visto en un café de Ginebra, ni tan siquiera en La Butte, lugar de paso y querencia de la fauna más extravagante de la ciudad.

Por un momento, pensé que se trataba del típico fantasma con ganas de sorprender y que, además, lo estaba consiguiendo porque era el centro de todas las miradas, incluida la mía. Observándolo mejor, aquel hombre se comportaba con la más rotunda naturalidad y tenía un algo, en los gestos y en la expresión, como de animal sin domesticar. Entonces, me senté con ellos y José me contó lo que quiso: era cabrero y cantaba en Quejío, por Seguiriya, Martinete y Cantes de Trilla que a mí, entonces, como si me hablara en Arameo. Me invitó a ir a ver la función y acepté

El Cabrero en 1972

QUEJIO

Quejío me impactó. Era, para mí, un lenguaje teatral nuevo; puesta en escena rudimentaria con abundantes elementos simbólicos y los personajes que se desdoblan: cantan, bailan, tocan la guitarra y se convierten en actores, de dudosa calidad, que interpretan su propio drama. Pero el conjunto tenía frescura, fuerza y sensualidad.

Salí de mi tierra – marché con dolor – si hay quien reparta justicia – de mí se olvidó”: José, por seguiriya, las manos que querían abarcar el universo, una voz poderosa y sugerente que llegaba a las tripas y despertaba impulsos y sentimientos insospechados. Abandoné la sala exhausta de la emoción que me había causado aquel espectáculo, fascinada y consciente de que acababa de descubrir una música inmensa y un personaje poco común.

Elena Bermúdez

12 comentarios sobre “Mi primer encuentro con El Cabrero (junio 1972)

  1. Señora Elena me qedo con estas palabras “con las manos qeria abarcar el universo” y lo consiguio abarco el universo y a todos nosotros un abrazo flamenco juan luis vega leon Paterna (cadiz)

  2. lo as contao de una manera ke me he transportao,parecia ke lo estaba viendo,ya tengo ganar de ver lo ke sigue.un pechuguiabraso para tod@s.

      1. me gustaría que saliera un libro pequeñito que contara sus vida e historias desde niño ejemplo hasta cuando fue a la mili , mas o menos así como una pequeñita biografia de sus recuerdos de juventud . besitos

  3. me gustaría escribir sobre esas” las manos que querían abarcar el universo” no me extraña que salieras de esa la sala exhausta de emoción, vamos que saliste lela, me encanta esto del primer encuentro es…

  4. soy joven tengo 42 años pero no me gustaria morirme sin leer un libro del cabrero gracias por todo ELENA cuidalo mucho

  5. Elena gracias por compartir tus experiencias del compañero Cabrero.
    Yo lo admiraba muchisimo,hasta que lo tube muy cerca y lo escuche cantar,fue en el Rocio (Almonte),lo contrato la Peña Flamenca de Almonte de la cual yo era de la ejecutiva,venia con su padre,grandisima persona es la sensacion que me dio el poco tiempo que lo tubimos al lado ya que lo sente con mi compañera,pues como decia lo admiraba pero es que despues de conocerlo tan de cerca y hablar con el me convencio de que verdaderamente es un hombre de los pocos que quedan,sobretodo aferrado a sus ideas a pesar de los años,ideas de las cuales yo las comparto,salud.

  6. Gracias infinitas por habernos llevado a tod@s con tus palabras, con tu forma de expresarlo allí, al momento mismo, gracias por el paseo y por permitirnos asomarnos a tí. Todo un regalo, esperando al libro a partir de este mismo momento…. ¡¡a ver!! después de estoooooo. Ánimo pa los “escribires”. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s