Si aquellos dos tíos no hubieran tenido armas, no me llevan a la cárcel (El Cabrero, 1974)

Tras el concierto de Toulouse, José pretendía volver inmediatamente a Aznalcóllar, no quería esperar ni los 30 días que yo tenía que dar a la empresa al despedirme: Me falta el aire, quiero ver otra vez el horizonte amplio, quiero que me huelan las manos a jara… y, al día siguiente, se fue solo, desde [...]